jueves, 10 de agosto de 2017

1857. ¿Cómo quiere su mersé que cante un pájaro sin alpiste?

De la recolección de textos, reseñas o noticias periodísticas que nos acreditan que los gitanos se ganaban la vida cantando y tocando la guitarra desde antaño, rescatamos en la jornada de hoy esta graciosa anécdota: 


Agosto de 1935. Detienen en la sierra de Ronda a "Realito", anarquista moronense

A comienzos de agosto de 1935 el diario madrileño "La Época" informaba sobre la detención del anarquista moronense "Realito" en la serranía rondeña, donde había buscado refugio tras protagonizar en julio un enfrentamiento a tiros con la Guardia Civil de Morón. 


Gracias al libro Morón: Consumatum est, de José María Márquez y Miguel Guardado, sabemos que "Realito" nació en Morón en 1909. Tras la Guerra Civil huyó a Francia, participando de manera destacada en la lucha contra los alemanes, aunque terminaría con sus huesos en el temible campo de concentración de Mauthausen, de donde, afortunadamente, lograría evadirse. 

Entrada al campo de concentración de Mauthausen

Grupo de prisioneros españoles trabajando en Mauthausen

Agosto de 1951. El torero moronense "Olivita" triunfa en Montellano

Ampliamos hoy la nómina de toreros de la tierra con Antonio Oliva, apodado "Olivita", que el 3 de agosto de 1951 triunfó en las fiestas del Jubileo de Montellano. "Juan Verdades" le dedicó un artículo en el semanal "El Gallo" (12-08-51):


lunes, 31 de julio de 2017

1976. La voz de Joselero de Morón en la película "Manuela"

El día navidad de 1900 nació en Sevilla el gran escritor Manuel Halcón y Villalón-Daóiz, primo de Fernando Villalón. A pesar de la diferencia de edad, ambos mantuvieron trato, y fruto de este surgiría un extraordinario libro que Manuel publicaría en 1941, Recuerdos de Fernando Villalón.

Manuel Halcón, la portada de su libro y Fernando Villalón

Manuel Halcón proseguiría con su carrera literaria y en 1970 se editaba su novela "Manuela", en la que dirigía su mirada al campo andaluz.


Un lustro después el polifacético Gonzalo García-Pelayo (Locutor de radio, productor discográfico, director de cine, empresario...) decidió convertir aquella novela en una película que sería su "ópera prima", de título homónimo, la cual vio la luz en 1976 (Gago Films).



La labor como productor discográfico de Gonzalo facilitó la tarea a la hora de confeccionar la banda sonora del film, en la que incluyó cortes de las grabaciones que él mismo había dirigido meses antes. Entre los mismos se encontraban temas de Joselero y su hijo Diego de Morón. Respecto a este fondo musical, García-Pelayo subrayaba en una entrevista que en Manuela la música debía «crear el ambiente, el marco poético de la historia y el paisaje».

La banda sonora de la película fue lanzada en un doble disco por la serie Gong de Moviplay (S-32812, 1976).

Portada del álbum
Detalle del interior del doble álbum (Fuente: trianadiscografia.blogspot.com)
Portadas de discos que Joselero grabó con García-Pelayo

El corte que Gonzalo García-Pelayo incluyó de nuestro cantaor fue extraído de la añeja soleá “Me juegan consejo de guerra”, cuyas raíces debemos buscarlas en la serranía rondeña, de donde provenía la familia de Diego del Gastor. El tema se puede oír en la secuencia en la que la protagonista (a la que da vida la actriz Charo López) conoce la muerte del Moreno. 

Veámos la secuencia:


Fuente: VÁZQUEZ MORILLA, Luis Javier, "Cien años de discografía flamenca moronense. La obra y sus intérpretes". En: Actas de  las 8as Jornadas de Temas Moronenses (3,7 Noviembre 2008), Morón de la Frontera, Fundación Fernando Villalón, 2010. (ISBN 978-84-86959-42-5)

1893. Fallece tras una reyerta el cantaor Chivita

Curro Pabla, El Canario, El Paquiro... Desgraciadamente fueron varios los artistas flamencos cuyas vidas quedaron truncadas a manos airadas. Hoy engrosamos tan siniestra lista con un cantaor apodado "El Chivita", según noticia publicada por el diario pacense La Región Extremeña en la primavera de 1893:


1973. El "Quejío" de Alfonso Jiménez triunfa en los escenarios de todo el mundo

"Quejío" en el escenario (Archivo virtual artes escénicas)

A principios de los años setenta la obra teatral "Quejio" triunfó por los escenarios de todo el mundo. Uno de los principales arquitectos de aquella obra maestra fue el moronense Alfonso Jiménez, al que recordamos hoy con un artículo que José Monleón publicó en la revista Triunfo (número 572, 7 de Julio  de 1973).


sábado, 22 de julio de 2017

Julio de 1973. Muere Diego del Gastor


El 7 de julio de 1973 fallecía Diego Amaya Flores, Diego del Gastor. Como no podía ser menos, la prensa se ocupó de su muerte y de la suspensión del "Gazpacho Andaluz", festival flamenco que debía celebrarse aquella misma jornada. 



Carteles del Gazpacho que nunca se celebró

Crespones negros en el escenario donde debían actuar los artistas

Los rotativos informaron oportunamente sobre lo acontecido en el multitudinario sepelio de Diego:


El ABC también incluyó esta semblanza sobre el finado:



Y las crónicas se sucedieron...



El gaditano Fernando Quiñones, en su espacio en la revista Blanco y Negro, dedicó las siguientes líneas al fallecimiento de Diego del Gastor:


En la septembrina revista de "Feria y Fiestas" el moronense Francisco Ayala Morales, organizador del Gazpacho y amigo de Diego, explicaba las razones que motivaron la suspensión del festival flamenco:


 Y nos despedimos con Diego del Gastor en el apogeo de su arte:

 

1785. El pueblo de Morón sufraga la reconstrucción del Puente de Barcas de Triana

Única imagen que se conserva del viejo puente de barcas

Durante siglos el Puente de Barcas sobre el Guadalquivir fue la única vía de comunicación directa entre Sevilla y el arrabal de Triana, y por ende la vega y poblaciones de la orilla derecha del viejo Betis. Hasta 1852 no se terminó de construir el Puente de Isabel II, que vino a sustituir a aquel.

Tan importante era aquella pasarela de madera, que su matenimiento no sólo corría a cargo de la ciudad de Sevilla, como podemos comprobar en el día de hoy. Tras unas inundaciones, el puente había quedado diezmado, obligándose a los pueblos sevillanos a sufragar su reparación. Este es el escrito que llegó al ayuntamientro moronense notificándole la cantidad con la que debía contribuir a su arreglo:

 


1909. El guitarrista Pepe Mesa actúa en el pueblo manchego de Alcázar de San Juan

Mucho se ha hablado y comentado acerca del denominado "Toque de Morón", esa peculiar forma que tienen los tocaores de la tierra de sacar sonidos a la guitarra. En otra ocasión nos extenderemos más sobre ello.
No obstante apuntamos que habrá que ir desterrando la idea de un toque moronero endógeno, alejado de las corrientes y aires con los que evolucionaba la guitarra flamenca. El legendario Pepe Mesa, por ejemplo, fue durante etapas de su vida profesional de la sonanta. Y Pepe Naranjo se codeó, en ambientes íntimos, con lo mejor de la guitarra flamenca de su época. Su amistad con Ramón Montoya, por ejemplo, lo prueba.

Si días atrás nos ocupábamos del Niño de Morón, sacando a luz la primera noticia artística que sobre él se tiene (1887), hoy recuperamos esta entrada dedicada a Pepe Mesa -que no era su verdadero nombre, sino un apodo-, volviendo la vista hacia dos giras que realizó por la geografía española. En 1944 José Cruz Gutiérrez rescataba en el Diario de Córdoba la actuación en 1886 de Pepe Mesa junto a otro tocaor moronense, Juan Martín "El Peña", en el Café Cantante la "Cervecería Española" de la Ciudad de los Califas. Eusebio Rioja, en su libro "Paco el de Lucena ó la redonda encrucijada" (1998), se volvía a hacer eco de ello y de ahí la transcribimos:

«Desde el viernes 29 de octubre, hasta el día de esta semblanza (7-XI-1886), actuaron en el local "Cervecería Española", ubicado en la calle Gutiérrez de los Rios, propiedad de don Rafael Toscano. El espectáculo se anunciaba de esta guisa: 

"Gran concierto para hoy de toque y cante andaluz por los Niños de Morón, que tocarán escogidas piezas. A las 8'30 (noche). Entrada un real con opción a consumo".

El apodado "Peña" también cantaba y, entre los dos, ejecutaron con maestría un amplio repertorio, en el que destacaba una pieza llamada "Rosa flamenca" que hacía las delicias del respetable».

Bueno, bueno. De modo que en 1886 Pepe Mesa y otro tocaor de Morón, "El Peña", tocaban un amplio repertorio, entre el cual se incluía "La Rosa", toque en el que muchas décadas después también se distinguiría Pepe Naranjo. Diríase cadena transmisora...

Aparte de esta noticia, poco más se sabía de Pepe Mesa, salvo las reseñas que surgen al calor del enclave moronense. Por ello rescatamos hoy una noticia que lo vuelve a situar lejos de Morón, y cómo no, tocando la guitarra. En esta ocasión Pepe se encontraba en la provincia de Ciudad Real, en Alcázar de San Juan, formando un dúo guitarrístico junto al tocaor Enrique Ramírez, de La Rinconada. En el diario "El País" del 6 de marzo de 1909 -más de veinte años después de actuar en Córdoba- se informaba de ello: