lunes, 2 de octubre de 2017

Antonio Mairena y Morón

En el año 2009 se cumplió el centenario del nacimiento de Antonio Mairena, y como no podía ser menos la revista Sevilla Flamenca le dedicó un monográfico. En este número especial se pretendió enlazar la figura del cantaor de Los Alcores con los territorios flamencos que frecuentó, como Triana, Alcalá, Jerez, Utrera... y cómo no, Morón de la Frontera. Aquí queda el artículo que describía su relación el pueblo de la cal:       







martes, 19 de septiembre de 2017

1922. Galerín entrevista a Don Antonio Chacón.

Pocas semanas después de la celebración del Concurso de Cante Jondo de Granada de 1922 el periodista sanluqueño "Galerín", pseudónimo de Agustín López Macías (1881-1944), entrevista al Emperador del Cante, Don Antonio Chacón. Se publicó en El Liberal de Sevilla el 9 de julio:

Galerín y Chacón


1887. De paso por Sevilla... y el Café Silverio

En octubre de 1887, y procedentes de Lisboa, anduvieron visitando Sevilla una expedición de extranjeros, de lo que se informó oportunamente en algunos diarios de la época. Para nuestro próximo libro, ya en los predios tipográficos, hemos rescatado -y traducido- la visión de uno de aquellos foráneos, aunque restringiendo su texto a la mirada que realizó sobre Sevilla. Por supuesto el galo no se olvidó citar su paso por el Café Silverio.




1860. Baile gaucho con fandango a lo porteño y... ¿flamenco?

No dejan de llamarnos la atención algunos de los términos que aparecen en esta composición publicada en el Semanario Uruguayo de Montevideo en 1860, curiosamente en la época en la que Silverio Franconetti aún se encontraba en el cono sur americano. Sin duda en aquellas tierras floreció el denominado "fandango porteño", pero la palabra "flamenco", ¿a qué se refiere? ¿al cuchillo de marras? ¿o al arte de la tierra de María Santísima?







1879. Canto flamenco en las calles de Madrid

En aquel verano de 1879 parece que el flamenco bullía en la Villa y Corte. El gran Silverio había estado actuando junto a su compañía artística en el Café de la Bolsa, y sin duda su presencia avivó la afición de los madrileños, que no era poca.

Al respecto recuperamos esta anécdota, que nos sirve para hacernos una idea del ambiente jondo que se respiraba en la capital española en aquellas fechas: 


1894. El cante flamenco... ¿diferente del clásico andaluz de buen tono?

En alguna que otra ocasión nos hemos ocupado acerca del cante flamenco y las distintas maneras de ejecutarlo. Hoy entresacamos, de un artículo taurino, otra opinión que se pronuncia al respecto: 


1922. Crónicas de la Feria de Morón

Feria de ganado, fuegos artificiales... No, no crean que se trata de la feria que dejamos atrás hace tan solo dos días, y de la que aún nos reponemos. Fieles a nuestro espíritu nosotros vamos a retroceder en el tiempo, justo hasta 1922, ofreciéndoles sendas crónicas de lo que aconteció en la feria de Morón de aquel año.  

La primera se publicó el 26 de septiembre en El Noticiero Sevillano, y como podrán comprobar los festejos aún continuaban cuando el periodista envió su reseña: 


El primero de octubre aparecía publicado en El Correo de Andalucía el resumen de la feria moronera de aquel año. Curiosamente muchas costumbres siguen en pie hoy día:


1879. Silverio Franconetti en una fiesta taurina en Madrid

En la primavera de 1879 Silverio Franconetti andaba junto a su troupe artística actuando en el Café de la Bolsa de Madrid. 

Silverio Franconetti
Pero no todo iba a ser trabajo, y Silverio también encontraba huecos para la diversión. Y si algo complacía al astro de La Alfalfa eran los toros, pues no en vano años atrás se ganó la vida como picador en tierras americanas. Así que nada mejor que una velada taurino-flamenca para disfrutar del día de San Antonio en Madrid.
La fiesta se organizó en los Campos Elíseos de la capital del reino, complejo lúdico creado en 1864 y que constaba de jardines, teatro y plaza de toros, la cuál se alquilaba para este tipo de celebraciones. De lo acontecido en ella se informó en el "Boletín de Loterías y Toros", y no era para menos, pues concurrieron célebres toreros de la época. Compruébenlo:


A buen seguro que tras la parte taurina, le llegó el turno a la flamenca, aunque el articulista no hiciese mención de ello en su crónica. Toros y flamenco, binomio inseparable en el siglo XIX.
Varios de los asistentes a la fiesta:

Gonzalo Mora, Felipe García, Ostión y Hermosilla

1936. Ópera Flamenca en Puente Genil

En el duro contexto de la Guerra Civil española (1936-1939) debemos situar este espectáculo flamenco que se celebró en Puente Genil en septiembre de 1936. Acaba de comenzar el conflicto y en el pueblo, bajo el yugo franquista, se organizó una función benéfica, en la que lógicamente hubieron de tomar parte los artistas locales. Sucedió en muchos pueblos, de uno y otro bando.     

El Seco y Juan Hierro